La Bolsa saudita se derrumbó un domingo

La Bolsa de Arabia Saudita cerró este domingo con una abultada caída del 3,51 por ciento, que situó el índice Tadawul, en valores mínimos desde comienzos del año, por las amenazas de sanciones internacionales a raíz del caso Khashoggi.

Un operador bursátil saudita se toma la cabeza al ver las cotizaciones (AP).

Las caídas fueron generalizadas y afectaron principalmente a las empresas de los sectores de bienes de consumo, energía, transporte y servicios al consumo, todos ellos con descensos que se situaron entre el seis por ciento y siete por ciento, según datos disponibles tras el cierre.

En su primer día semanal de transacciones, 182 de sus 186 acciones de mercado operaron en baja.

Durante la sesión, el selectivo de referencia en el mercado llegó a desplomarse un siete por ciento, pero después recuperó terreno paulatinamente hasta la hora del cierre.

El desplome de la Bolsa se produjo un día después de las amenazas de sanciones proferidas ayer por el presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

Trump, advirtió ayer en una entrevista de televisión de que habrá un «severo castigo» contra Riad en caso de que se confirme el asesinato de Khashoggi, periodista que está en paradero desconocido desde que fue al consulado saudí en Estambul el pasado día 2.

El Reino saudita amenazó hoy con tomar represalias en caso de que un tercer país le imponga sanciones relacionados con el desaparecimiento del periodista.

«El reino afirma su rechazo total a cualquier amenaza o intento de perjudicarlo, ya sea mediante amenazas de sanciones económicas, el uso de presiones políticas o la propagación de acusaciones falsas», dijo el comunicado del gobierno emitido por la Saudi Press Agency. «El reino declara además que si recibe alguna acción, responderá con una aun mayor, y que la economía del reino tiene un papel influyente y vital en la economía global».

El comunicado aseguró que el resultado de «estos esfuerzos débiles» de socavar el reino será «un fracaso» y consideró que la economía del país solo se podría ver afectada «por el impacto de la economía global».

Ayer el ministro del Interior saudí, el príncipe Abdulaziz bin Saud bin Naif bin Abdulaziz, negó rotundamente que Arabia Saudita haya ordenado el asesinato del periodista, como han denunciado medios de comunicación.

Agencias EFE y AFP