Saltar menúes de navegación e información institucional Teclas de acceso rápido

El clima hoy en:

-

- -

El dólar hoy: (BCRA)

$133,0 / $141,0

Política
Política

Docente denunció que la echaron de un colegio en San Benito por ser agnóstica y apóstata

Romina Alejandra Gómez denunció que el cuerpo directivo del Instituto Parroquial San Benito Abad le dijo que no podría seguir al frente de las nueve horas de inglés que tenía a cargo en la institución. Según la docente, le manifestaron que fue por su “falta de creencias sobre la fe que ellos profesan”. Al respecto, Iván Escobar, integrante del movimiento Apostasía Colectiva de Entre Ríos, afirmó a AIM que “es una situación que se ve cada vez más en distintos lugares del país” y que “no se puede impedir a alguien ejercer su trabajo por no compartir convicciones religiosas”.

[{adj:25198 alignright}]

“‘No te queremos perder como docente pero decinos ¿qué hacemos?’”, habrían sido las palabras del presbítero José Badano a la docente respecto de su condición de agnóstica y apóstata.

Durante los primeros días de octubre, Gómez fue convocada a una reunión donde estuvo presente el cuerpo directivo de la institución. “Al entrar, me encuentro con una persona que no había visto antes, en este caso el cura a cargo de la parroquia quien se presenta como el presbítero José Badano”, relató.

“Al comenzar la reunión, me comunicaron ‘sabían’ sobre la decisión que yo había tomado de separarme de la iglesia católica, dando de baja mi fe de bautismo y rompiendo formalmente con la religión. Me preguntaron las razones y, en una charla extendida, les expliqué que había sido una decisión totalmente personal y que, a pesar de tener una familia practicante, diferentes circunstancias de mi vida me habían llevado a meditar y tomar esta decisión”, explicó Gómez en un comunicado público.

La docente dijo que la situación viró abruptamente “cuando, resaltando mi buena predisposición y desempeño me preguntaron”, el propio sacerdote le habría preguntado a ella qué se hacía ante esta situación, si bien aclaró que, desde la institución no la quería perder como docente.

“La respuesta mía fue que podrían apelar a la tolerancia, ya que los valores cristianos que ellos dicen profesar son valores humanos y básicos ante todo”, dijo Gómez. No obstante, según sus dichos, la reunión habría finalizado con la decisión del cuerpo directivo de no dejarla continuar en el establecimiento.

Repercusión entre los apóstatas

Respecto de lo sucedido, Iván Escobar dialogó con AIM y se solidarizó con la docente despedida: “Repudiamos la actitud de esta institución que, independientemente de ser confesional, sobrepasa las creencias personales y le impide a una persona desarrollar su trabajo”. Además, agregó que “su materia (inglés) no tiene núcleo ni relación con el hecho de no compartir las creencias religiosas”.

En relación con otros hechos similares, ocurridos fuera de la provincia, Escobar añadió: “Tenemos preocupación, porque se trata de una avanzada importante que se ve en todo el país en relación con el avasallamiento a las creencias personales por parte de las instituciones religiosas”.

“Hemos visto despidos en instituciones educativas de todo el país. En la universidad de El Salvador, echaron a una profesora por apostatar. En Córdoba, despidieron a una docente por haber utilizado el pañuelo verde en su mochila. En Mendoza, una docente fue separada por no dejar que se de misa en horario de clases. Y ahora se suma lo de San Benito.

Las situaciones que se repiten son muchas y todo es muy evidente, agregó.

Asimismo, el integrante de Apostasía Colectiva, y miembro de la Campaña por un Estado Laico, sostuvo que se ha visto, “desde el debate por la interrupción voluntaria del embarazo, que las instituciones religiosas pusieron muy de manifiesto la influencia que tienen en cuestiones de carácter público, las cuales no deberían tener, y también en cuestiones sobre salud”.

Además opinó que el Gobierno “claramente se manifiesta contra la educación pública, por lo que las instituciones religiosas están teniendo cada vez más poder, beneficios y privilegios”.

Por último, Escobar mencionó el precedente sentado por la Corte Suprema, en Salta, que “dejó muy claro que no debe impartirse educación religiosa en las instituciones educativas”.

Presentación ante el Inadi

Entre las primeras cosas dice en su comunicado, Gómez cuenta que fue reiteradamente invitada a distintas actividades religiosas de la institución, entre ellas, una misa, y que, luego de agradecer, no aceptó participar de ninguna de ellas. No obstante, en todo momento, docente aclaró que jamás expuso sus ideas ni convicciones frente al alumnado, y que se consideró “muy cuidadosa y profesional” en este sentido.

Tras su despido, la docente tomó acciones legales ante el Inadi, aunque opinó que las instituciones religiosas “tienen tal autonomía que no se pudo hacer mucho”.

“Con esta experiencia, confirmé todos los prejuicios que tenía sobre las instituciones confesionales. Retrógradas al máximo, conservadoras, discriminadoras, segadoras. Dejar sin laburo en un contexto de crisis e inflación es el 11avo mandamiento que me perdí cuando hice Catequesis. Profesan valores que claramente no practican, entre ellos la tolerancia”, afirmó en su texto.

Finalmente, la docente expresó su defensa hacia la educación pública. “Hablo de que todos los y las docentes tengamos derechos a acceder a horas y cargos como corresponde mediante concurso público en donde nuestro laburo no dependa si le caemos mejor o peor al párroco o apoderado legal de turno. De que todxs nuestrxs pibxs tengan la posibilidad de acceder a la misma educación de calidad, laica y gratuita”, concluyó.

apostasía educación pública

Artículos Relacionados

Teclas de acceso