Saltar menúes de navegación e información institucional Teclas de acceso rápido

El clima hoy en:

-

- -

El dólar hoy: (BCRA)

$117,2 / $123,2

Provinciales
Provinciales

Hoy es el Día mundial de la diversidad cultural para el diálogo y el desarrollo

El 21 de mayo fue proclamado por la Asamblea General de las Naciones Unidas el Día mundial de la diversidad cultural para el diálogo y el desarrollo. En 2011, la Unesco y la Alianza de Civilizaciones de las Naciones Unidas iniciaron la campaña comunitaria “Haz un gesto por la Diversidad y la Inclusión” para celebrar esta fecha, registró AIM.

<br />El Conjunto Folclórico de Música y Danza de la Academia Nacional de Mongolia actúa en el Concierto del Día de las Naciones Unidas en 2011.

El Conjunto Folclórico de Música y Danza de la Academia Nacional de Mongolia actúa en el Concierto del Día de las Naciones Unidas en 2011.

En 2011, la Unesco y la Alianza de Civilizaciones de las Naciones Unidas iniciaron la campaña comunitaria “Haz un gesto por la Diversidad y la Inclusión” para celebrar el Día Mundial de la Diversidad.

Esta fecha, brinda la oportunidad de valorar la diversidad cultural y de aprender a “convivir” de una mejor manera.

Desde hace años, las campañas animan por ejemplo a que todas las organizaciones de todo el mundo tomen medidas concretas para apoyar la diversidad con objetivos tales como: aumentar la conciencia mundial sobre la importancia del diálogo intercultural, la diversidad y la inclusión; construir una comunidad de individuos comprometida con el apoyo a la diversidad a través de gestos verdaderos y cotidianos; combatir la polarización y los estereotipos para mejorar el entendimiento y la cooperación entre la gente de diferentes culturas.

Un poco de historia

El 20 de diciembre de 2002, la Asamblea General de las Naciones Unidas en la Resolución 57/249 proclamó el 21 de mayo Día mundial de la diversidad cultural para el diálogo y el desarrollo.

La declaración universal de la Unesco sobre la Diversidad Cultural es un documento de la Unesco adoptado por la Conferencia General de la Unesco el 2 de noviembre de 2001. La declaración, reafirmando los derechos humanos y libertades fundamentales de la Declaración Universal de Derechos Humanos, y afirmando que el respeto de la diversidad de las culturas, la tolerancia, el diálogo y la cooperación, en un clima de confianza y de entendimiento mutuos, son uno de los mejores garantes de la paz y la seguridad internacionales, aspira a “una mayor solidaridad fundada en el reconocimiento de la diversidad cultural, en la conciencia de la unidad del género humano y en el desarrollo de los intercambios interculturales”.

La declaración contiene cuatro partes

1- La primera trata de la identidad, diversidad y pluralismo, que proclama en su artículo 1 que la diversidad cultural es patrimonio de la humanidad. Allí se establece una analogía entre la cultura y la naturaleza: “Fuente de intercambios, de innovación y de creatividad, la diversidad cultural es tan necesaria para el género humano como la diversidad biológica para los organismos vivos. En este sentido, constituye el patrimonio común de la humanidad y debe ser reconocida y consolidada en beneficio de las generaciones presentes y futuras.”

2- También se considera que la diversidad cultural es una de las fuentes del desarrollo, entendido no solamente en términos de crecimiento económico, sino también como medio de acceso a una existencia intelectual, afectiva, moral y espiritual satisfactoria.

3- La segunda parte se ocupa de la relación entre diversidad cultural y derechos humanos, considerando a los derechos humanos como garantes de la diversidad cultural: “La defensa de la diversidad cultural es un imperativo ético, inseparable del respeto de la dignidad de la persona humana. Ella supone el compromiso de respetar los derechos humanos y las libertades fundamentales, en particular los derechos de las personas que pertenecen a minorías y los de los pueblos indígenas”. Y a ello agrega que “Nadie puede invocar la diversidad cultural para vulnerar los derechos humanos garantizados por el derecho internacional, ni para limitar su alcance”.

4- La diversidad cultural y creatividad es el tema de la tercera parte, entendiendo que toda creación tiene sus orígenes en las tradiciones culturales, y a la vez se desarrolla plenamente en contacto con otras culturas.

La cuarta parte sobre la diversidad cultural y solidaridad internacional invita a reforzar las capacidades de creación y de difusión a escala mundial

Esta declaración fue seguida por la Convención sobre la Protección y Promoción de la Diversidad de las Expresiones Culturales de la Unesco que fue adoptada el 20 de octubre 2005.

La importancia de la diversidad

La Unesco afirma que las tres cuartas partes de los mayores conflictos tienen una dimensión cultural.

Superar la división entre las culturas es urgente y necesario para la paz, la estabilidad y el desarrollo.

La cultura, en su rica diversidad, posee un valor intrínseco tanto para el desarrollo como para la cohesión social y la paz.

La diversidad cultural es una fuerza motriz del desarrollo, no sólo en lo que respecta al crecimiento económico, sino como medio de tener una vida intelectual, afectiva, moral y espiritual más enriquecedora. Todo esto está presente en las siete convenciones de la cultura, que proporcionan una base sólida para la promoción de la diversidad cultural. Esta diversidad es un componente indispensable para reducir la pobreza y alcanzar la meta del desarrollo sostenible, gracias, entre otros, al dispositivo normativo, hoy día ya completo, elaborado en el ámbito cultural.

Simultáneamente, el reconocimiento de la diversidad cultural – mediante una utilización innovadora de los medios y de los TIC en particular – lleva al diálogo entre civilizaciones y culturas, al respeto y a la comprensión mutua.

Se trata de:

Concienciar sobre la importancia del diálogo intercultural, la diversidad y la inclusión.

Lograr que todas las personas nos comprometamos y apoyemos la diversidad mediante gestos reales en nuestro día a día.

Combatir la polarización y los estereotipos para mejorar el entendimiento y la cooperación entre las gentes de diferentes culturas.

Mensaje 2018 de la directora de la Unesco, Audrey Azoulay

La Unesco celebra hoy la 18ª edición del Día mundial de la diversidad cultural para el diálogo y el desarrollo. La diversidad cultural es lo que aporta a nuestra vida su riqueza, color y dinamismo. Es una ventana cognitiva e intelectual y un motor de desarrollo social y de crecimiento económico.

Evidentemente, la diversidad cultural no es en sí misma un factor de paz y de progreso. Para ello es necesario un aprendizaje: el aprendizaje de la alteridad, la aptitud para salir de sí mismo y para dialogar, el reconocimiento del valor que atesora cada cultura.

El propósito de este Día Mundial es precisamente sensibilizar sobre estas cuestiones. Esta jornada nos invita a ir más allá de la simple constatación de la diversidad y a reconocer los beneficios del pluralismo cultural, entendido como un principio ético y político de respeto igualitario de las identidades y tradiciones culturales.

Este principio forma parte de la esencia de la Declaración Universal sobre la Diversidad Cultural aprobada por la Unesco en 2001, en la que se reconoce la diversidad cultural como un componente del patrimonio común de la humanidad y como un factor de paz y de prosperidad. Las cuestiones que se abordan en esta Declaración, que se redactó tras los atentados del 11 de septiembre, siguen teniendo plena vigencia.

Se trata, en primer lugar, de la necesidad de proteger las diferentes formas de expresión cultural —lenguas, artes, artesanía, modos de vida...—, en particular las de los pueblos minoritarios, para evitar que sucumban al movimiento de uniformización que acompaña a la mundialización. Todos ellos son elementos esenciales que definen las identidades individuales y colectivas y, por tanto, su

protección tiene que ver con el respeto de la dignidad de la persona humana.

Una segunda cuestión es la del acceso a la vida cultural de la comunidad o el país de cada cual. Cabe recordar que este derecho está consagrado en el artículo 27 de la Declaración Universal de Derechos Humanos, cuyo 70º aniversario celebramos este año: “Toda persona tiene derecho a tomar parte libremente en la vida cultural de la comunidad, a gozar de las artes y a participar en el progreso científico y en los beneficios que de él resulten”.

Si bien es cierto que la revolución tecnológica hace que numerosas formas culturales y artísticas sean más fácilmente accesibles, y que han aumentado de manera exponencial los intercambios entre todo el mundo, sigue existiendo un gran número de obstáculos para un acceso igualitario a los bienes y servicios culturales.

Esos obstáculos afectan en particular a las mujeres, a las personas socialmente desfavorecidas o a las comunidades minoritarias dentro de su país. Por ello, con motivo de este día mundial, la Unesco organiza en París una mesa redonda sobre esta cuestión crucial, la de cómo lograr que la cultura sea accesible para todos.

Por último, poder construir libremente su identidad, nutriéndose de diversas fuentes culturales, y poder difundir su patrimonio de manera creativa constituyen los fundamentos de un desarrollo pacífico y sostenible de nuestras sociedades.

Se trata de un reto esencial para el futuro: integrar la cultura en una visión global de desarrollo. Esa es la apuesta de la Red de Ciudades Creativas, apoyada por la Unesco: esta Red, formada por 180 ciudades de 72 países, tiene por objeto fomentar un modelo de desarrollo urbano sostenible, centrado en las artes creativas y basado en una cooperación activa entre ciudades de todo el mundo.

“No quiero que mi casa esté amurallada por todas partes, ni mis ventanas cegadas, sino que por ella circule libremente la brisa que me aportan las culturas de todos los países”. Con esta metáfora, el Mahatma Gandhi sugería que la cultura no es un patrimonio fijo, sino vivo, abierto a las influencias y al diálogo, que permite una adaptación serena a las transformaciones del mundo.

En este día de celebración, la Unesco les invita a abrir puertas y ventanas al viento revitalizador de la diversidad.

cultural danza diversidad

Artículos Relacionados

Teclas de acceso