Saltar menúes de navegación e información institucional Teclas de acceso rápido

El clima hoy en:

-

- -

El dólar hoy: (BCRA)

$168,0 / $176,0

Provinciales
Provinciales

Sí y no

La elección por sí o por no, por lo positivo o lo negativo, por aceptar o rechazar, tiene dos caras que se resbalan. Se debe dar fuera de la realidad actual, no dentro de ésta, porque está infectada de negativismo en su misma raíz.

La elección por sí o por no, por lo positivo o lo negativo, por aceptar o rechazar, tiene dos caras que se resbalan.
La elección por sí o por no, por lo positivo o lo negativo, por aceptar o rechazar, tiene dos caras que se resbalan.

El “sí” se debe preservar como semilla de la realidad futura. Ese es uno de los sentidos de “exigid lo imposible” , frase de Bakunin que hicieron suya los estudiantes del mayo francés: Un “sí” inconcebible frente a un “no” que ocupa todo el lugar de lo posible. Aquellos estudiantes no se planteaban qué podían aceptar y qué no del mundo que tenía su encarnación en De Gaulle.

Por supuesto, los ejemplos de elecciones que en realidad son falsas y aparentes, porque se dan entre alternativas que llevan por el mismo camino, como las que ofrecen los políticos, se pueden multiplicar a gusto.

En otro escalón de la realidad, es posible decir “sí” a los modos de ser propios de los pueblos originales de Nuestra América: su valoración de la tierra, que por sí sola evitaría a Monsanto, la megaminería y tantas otras cosas; sus procedimientos educativos; en los que se puede tomar ejemplo de los tojolabales ; su manera de resolver los conflictos judiciales, el valor de la palabra (que es el valor del hombre que la pronuncia y apenas existe entre nosotros); la vida reposada y centrada, que no termina en la piel ni en la experiencia sensorial; la amistad sin condiciones; la consideración de las cosas en su valor propio, aquel valor que según Marx los poetas saben reconocer en las piedras, por ejemplo; la recuperación de un modo de ver que advierta en cada cosa un sentido ilimitado y no puramente instrumental y utilitario, como quiere el consumismo. Hay muchas cosas a que decir que “sí”, todas estrechamente vinculadas por la doctrina, pero el solo presentarlas es como pedir la recuperación del paraiso perdido. El sistema se las arregla para que cada “sí” en este sentido se transforme en apariencia de “no” en el sentido propagandístico.

William Blake dijo que cuando se abran las puertas de la percepción, “las cosas aparecerán tal cual son, infinitas”. Era convertirnos a todos en visionarios, en iluminados; pero ya sabemos qué piensan de los “iluminados” los humildes obreros de la democracia, que han dicho “sí” a sin reflexióno a un artefacto político y quieren usarlo como herramienta para construir un mundo que se les derrumba.

Se trata de recuperar el sentido pleno de todas las cosas, aquello que por otro nombre se designa como “sagrado”. De todos modos, antes de que este “sí” incondicional, en que viven naturalmente las sociedades tradicionales, vuelva a ser una presencia entre nosotros, es preciso que las cosas sigan el camino que llevan hasta el final. Solo entonces germinará la semilla, como dice la notable predicción de los hopi.

De la Redacción de AIM.

caras elección no resbalan si

Artículos Relacionados

Teclas de acceso