Saltar menúes de navegación e información institucional Teclas de acceso rápido

El clima hoy en:

-

- -

El dólar hoy: (BCRA)

$72,00 / $77,00

Salud y Bienestar
Salud y Bienestar

Heridas en la boca: Causas y tratamientos

Las heridas en la boca aparecen frecuentemente por pequeños traumatismos. No obstante, también pueden deberse a una infección o a alguna enfermedad sistémica. Aprende sobre ellas en este artículo.

Seguro que alguna vez has tenido o has oído hablar de las llagas, también llamadas aftas bucales. Son heridas en la boca que aparecen sobre la mucosa que reviste toda la cavidad oral -mejillas, labios, encías.

Se trata de una situación muy común. Estas heridas en la boca son muy molestas y sensibles a numerosos alimentos. Por ejemplo, si tienes una y bebes zumo de naranja o algo demasiado caliente el dolor aumenta.

La localización y la forma de estas lesiones puede ser variable al igual que su causa. De hecho, pueden estar provocadas por algo tan simple como un mordisco o ser síntoma de un proceso sistémico más complicado. Incluso pueden ser el primer signo de alguna infección.

En este artículo te explicamos cuáles son los principales motivos de que aparezcan heridas en la boca. También hablaremos de cuáles son las medidas básicas para tratarlas y hacer que se curen cuanto antes.

¿Por qué aparecen heridas en la boca?

Las heridas en la boca aparecen, en su mayoría, de forma única. Es decir que suele tratarse de una sola lesión redondeada de color blanquecino y rodeada de una zona inflamada. Además, no suelen superar los 8 milímetros de tamaño.

Sin embargo, en algunas ocasiones las heridas en la boca son múltiples. Cuando esto ocurre las llagas no suelen superar los 3 milímetros. También existen casos en los que estas lesiones son de un mayor tamaño y únicas, y su cicatrización es más compleja.

Estas diferencias en tamaño y número radican principalmente en la causa que los produzca. Por ejemplo, como ya hemos mencionado, es normal encontrar una única herida debida a un pequeño mordisco. Otras de las causas más frecuentes son:

Cualquier intervención del dentista, especialmente el uso de ortodoncias y brackets.

Infecciones virales: el virus del herpes suele relacionarse con heridas en la boca múltiples y pequeñas.

Estrés y cambios hormonales: más frecuentes en las mujeres, ya que la alteración hormonal es más intensa.

El tabaco: las heridas en la boca pueden aparecer por una quemadura al fumar o incluso por las sustancias tóxicas que el tabaco contiene.

Existen numerosos fármacos que pueden producirlas, especialmente los que se utilizan para la quimioterapia. La radioterapia contra ciertos cánceres también suele relacionarse.

Causas sistémicas

Además de las causas mencionadas existen numerosas patologías que pueden cursar con heridas en la boca. En primer lugar, debemos destacar que cualquier carencia a nivel nutricional puede originarlas. Por ejemplo, cuando hay falta de hierro o de vitaminas.

La enfermedad de Behçet es una patología que se caracteriza por la inflamación de los vasos sanguíneos. Produce daños en diferentes órganos del cuerpo y también se manifiesta con heridas en la boca que tienden a recidivar.

Por otra parte, es frecuente que las personas que sufren enfermedad inflamatoria intestinal experimenten estas lesiones en la boca. Lo mismo ocurre con la celiaquía. Además, cualquier patología que cause heridas y ampollas en la piel, como el pénfigo, puede provocarlas.

¿Cómo se tratan las heridas en la boca?

La mayoría de las heridas, como ya hemos visto, son benignas. Esto quiere decir que se resolverán por sí solas y que no suelen necesitar tratamiento. No obstante, si no existe una causa obvia como por ejemplo un traumatismo, y tienden a reaparecer, es recomendable investigar la causa.

Si bien es cierto que no hay por qué tratarlas, existen ciertos productos que aceleran la cicatrización y facilitan la curación. Por ejemplo, el ácido hialurónico que se comercializa en cremas y en pomadas. Además, se deben evitar los alimentos que puedan irritar aún más la herida.

Por otra parte, si la causa es una infección, lo ideal es tratar esa patología. Lo mismo ocurre cuando las heridas en la boca son secundarias a fármacos: si pueden sustituirse se recomienda hacerlo.

Si la molestia es muy grande se pueden emplear enjuagues bucales que contienen anestésicos como la lidocaína. Otros están compuestos de corticoesteroides para reducir el proceso inflamatorio.

Lo que debe quedar claro es que, si son demasiado molestas o aparecen de manera repetitiva se debe consultar al médico. Las heridas en la boca pueden ser síntoma de alguna carencia o enfermedad que se debe investigar y tratar.

Carmen Martín para Mejor con Salud.-

abogado heridas

Dejá tu comentario sobre esta nota

Artículos Relacionados

Teclas de acceso