Señales de que tu hígado no está funcionando correctamente

El hígado es un órgano muy importante para nuestra salud; un funcionamiento poco eficaz del mismo, como se da en diferentes enfermedades hepáticas, repercute muy negativamente sobre nuestra calidad de vida.

Aunque el hígado tiene la capacidad de regenerarse a sí mismo, los hábitos de vida poco saludables, así como la mala alimentación, pueden acabar por saturarlo, reduciendo su funcionamiento y capacidad para autorepararse, por lo que conocer las señales que nos advierten de ello, a fin de poner solución cuanto antes, es imprescindible para evitar problemas mayores.

Señales que nuestro cuerpo nos manda para alertarnos de un posible fallo hepático:

– Aumento repentino de peso sin aparente explicación.

– Aparición de acné y otras erupciones cutáneas.

– Ansiedad o depresión.

– Desequilibrios hormonales más o menos importantes.

– Cefaleas (dolores de cabeza) fuertes y frecuentes.

– Dificultad para concentrarnos.

– Fatiga crónica, cansancio y/o agotamiento físico durante todo el día.

– Problemas digestivos: gases, pesadez de estómago…

– Transpiración (sudoración) excesiva.

– Orina de color oscuro.

– Ojos y piel amarillentos.

– Mal aliento.

– Dolor muscular y/o articular recurrente.

– Distensión (hinchazón) y dolor abdominal frecuente.

Para mejorar la salud y funcionamiento de nuestro hígado, y en general de todo nuestro cuerpo, es fundamental que evitemos el alcohol y el tabaco. Así mismo, es importante que reduzcamos al mínimo el consumo de alimentos procesados (bollería industrial, platos precocinados) y refinados, así como aumentemos el consumo de frutas, verduras y todo tipo de alimentos integrales, que nos ayudarán no sólo a mejorar el tránsito, sino a limpiar el colon y eliminar toxinas, reforzando así nuestra salud.

Llevar un estilo de vida activo, una dieta saludable, descansar lo suficiente (al menos 7 horas) y beber al menos 2 litros de agua diarios, es clave también para gozar de una buena salud hepática.

Salud Facilísimo