La Justicia busca recuperar los U$S 70 millones de coimas que sacó del país Daniel Muñoz

Con la orden de detención que libró el juez Claudio Bonadio contra Carolina Pochetti -la viuda de Daniel Muñoz, el ex secretario privado de Néstor y Cristina Kirchner que aparece como receptor de los bolsos con dólares en la causa de los cuadernos- y sus seis socios o presuntos testaferros, se largó la carrera para intentar recuperar los 70 millones de dólares de coimas que había sacado del país uno de los empleados de mayor confianza que tuvieron los Kirchner. 

Foto: archivo.

El juez ordenó también el embargo de una sofisticada telaraña de 15 empresas offshore y cuentas bancarias en Estados Unidos, Hong Kong, Suiza, Andorra y Emiratos Arabes Unidos. En Comodoro Py se sospecha que parte del grupo de Pochetti o abogados con poderes firmados por ellos siguen hoy operando en esos países para poder seguir moviendo la plata para que no pueda ser recuperada por la Justicia en la causa de los Cuadernos de las coimas.

La Justicia sabe que la operación que había implementado desde 2010 Muñoz –quien falleció en 2016- para comprar 16 propiedades en Miami y Nueva York se transformó en 2015, luego de la victoria electoral de Mauricio Macri, en una rápida venta de los inmuebles para conseguir la plata líquida y ponerla en cuentas a nombres de empresas offshore.

A principios de agosto de este año, la Unidad de Información Financiera (UIF), que dirige Mariano Federici, entregó al juez federal Luis Rodríguez -que debe investigar el posible lavado de dinero iniciado por Muñoz- un detallado informe secreto con algunos de estos movimientos inmobiliarios y financieros. Sin embargo, en ese lapso el magistrado no tomó medidas de fondo hasta que el jueves último, el fiscal Carlos Stornelli -fiscal en ese expediente y también en el de los cuadernos- pidió la detención de Pochetti y de su grupo de socios o testaferros. Según esa información, la plata se fue dispersando en cuentas en el Bank of America, el Frost Bank, JP Morgan, Wells Fargo, el UBS, el Bank Julios Beer y el BSI, entre otros.

La estructura financiera negra de Muñoz –el secretario que más bolsos con coimas recibió según las hoy célebres anotaciones del chofer Oscar Centeno- tiene varias similitudes con la que armó el empresario Lázaro Báez para sacar por lo menos 60 millones de dólares del país a Suiza. En ambos casos aparecen el estudio panameño Mossack Fonseca (el mismo del caso Panama Papers) y el estudio uruguayo de Pedro Damiani. Sin embargo, aún los investigadores no saben quién fue el financista argentino que asesoró a Pochetti en esta maniobra.

Fuente: diario Clarín, Buenos Aires. Edición del 21-10-18.