Brown y los esclavos

El 9 de mayo de 1800 nació John Brown, abolicionista estadounidense que murió ahorcado por los esclavistas en 1859 y que pensaba que solo la insurrección armada llevaría a los esclavos a la libertad.

John Brown, abolicionista estadounidense, pensaba que solo la insurrección armada llevaría a los esclavos a la libertad.

Cuando a Malcom X se le preguntó si un blanco podría unirse a su organización “la Unidad Afroamericana”, dijo “Tal vez John Brown, si estuviese vivo”.

John Brown fue ejecutado en la horca el 2 de diciembre de 1859, en Charlestown, Virginia, junto a seis de sus seguidores. Se los acusó de traición, sublevación y asesinato, luego de que asaltaran una armería en Virginia Occidental con el fin de equipar a los esclavos negros para un levantamiento. Tenía 59 años.

John Brown era testigo de la humillante situación que vivía la población afroamericana en Norteamérica. Su padre, también abolicionista, inculcó en él el espíritu de la liberación ayudando a esclavos a huir al norte, mientras que su abuelo combatió como capitán en la guerra revolucionaria anticolonial de 1776. Su adolescencia la vivió en una comunidad proabolicionista y a los treinta y cinco inició su lucha con diversos proyectos educativos. En 1849 se trasladó en familia a una comunidad afroamericana de North Elba, Nueva York, cuyas tierras fueron donadas por el filántropo Gerrit Smith, sirviendo de refugio a esclavos que huían de sus amos. En 1850 creó una liga para hacer frente a los cazadores de esclavos, y un lustro más tarde llevó armas y municiones a Kansas socorriendo a sus hijos, que entraban en conflicto con terratenientes esclavistas de Misuri por el control del territorio.

Rápidamente se convirtió en líder de las milicias antiesclavistas de la región.

Emprendió una expedición a Pottawatomie, campamento esclavista, ahorcando a sus ocupantes y en 1858 organizó un encuentro interracial para fundar en Maryland y Virginia una comunidad que acogiera a esclavos fugitivos, promulgando una Constitución provisional en la que se erradicaba la esclavitud. Brown había llegado a la conclusión de que la única forma de conseguir definitivamente la liberación de los esclavos era organizando una gran sublevación armada para crear comunidades libres autónomas.

El 16 de octubre de 1859, con el apoyo de abolicionistas del norte, Brown y sus hombres asaltaron la armería militar Harper’s Ferry Armory, en Virginia Occidental. Resistieron por dos días la hostilidad de los soldados hasta que un grupo de marines al mando del coronel Robert E. Lee (posteriormente líder militar de los esclavistas confederados del sur) puso fin a la ocupación. Brown fue detenido, juzgado y ejecutado junto a seis camaradas. Sus últimas palabras fueron: “Ahora estoy ciertamente seguro de que los crímenes de esta tierra no podrán ser purgados de otra forma que no sea con sangre”.